domingo, 20 de julio de 2014

Pintura Pompeyana.





Digamos la verdad, hemos tardado muchos, muchos siglos en recuperar algo así. No, no me refiero a recuperar estas hermosas pinturas que están bien protegidas y seguras en el Museo de Nápoles. A lo que me refiero es a recuperar este nivel cultural, si es que lo hemos alcanzado.
Seguramente Europa hubiera sido muy distinta si nuestros amigos romanos no se hubieran dado el gran batacazo, pero bueno la Historia tiene sus vaivenes.










Fotografiar en un museo es complicado, eso lo sabemos todos. No se puede usar flash, ni mucho menos un trípode y dentro de lo que cabe lo hacemos lo mejor posible.
Hay veces que logramos plasmar con cierto éxito aquello que tenemos delante y la pintura romana es muy escasa. Bien merece pues esta modesta contribución a su difusión y a su conocimiento.





Avekrénides pertenece al grupo de los raritos y raritas a los que les gusta la pintura pompeyana. Recordemos que todo esto eran meros adornos de los muros de las casas.
Cierto , eran casas de ricos o al menos de gente acomodada pero hay que reconocer que con estilo y gusto.
Es una pintura al fresco, obra de muy buenos artistas, anónimos. Escenas mitológicas, colores fuertes, rojos consistentes.






Por desgracia, también hay animales que visitan Pompeya y se les ocurre hacer algo de esto, que es denunciable.


Ni al más tonto de los romanos se le hubiera ocurrido hacer algo así. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada